25 de mayo de 2014

Chavesville 2014

Desde el Programa bilingüe hemos querido que la primera lengua extranjera que nuestro alumnado estudia impregnara nuestro centro durante unos días, y así darles  la oportunidad de utilizarla en un un entorno más real. Claramente, el objetivo fundamental de  la actividad ha sido fomentar y mejorar la comunicación e interacción oral en situaciones cotidianas y con ello, fomentar la motivación e interés por la lengua inglesa.

Para ello hemos recreado un pueblo típicamente inglés que por unas horas cobraba vida y en el que todo, desde los carteles, los mapas, los rótulos y  hasta los íconos más emblemáticos de la cultura británica crearan un ambiente y una atmósfera que estimularan  y motivaran a nuestros alumnos para utilizar la lengua inglesa, de forma que ésta les resultara más cercana y útil. Así, a la entrada de nuestro centro hemos podido ver las paredes de  sus calles decoradas con una recreación de algunos iconos típicamente relacionados con  la capital del Reino Unido, como el London Eye, la torre de Londres, el “pepinillo”, las casas del parlamento, etc.. Y, por supuesto, no podía faltar la cabina de teléfono tan característica en el Reino Unido o  nuestro bobby, que ha puesto un poco de orden en el pequeño caos que nuestros alumnos formaban al principio de la actividad cuando todos querían entrar en el pueblo.

Otros lugares  que nuestros alumnos han visitado en nuestro pueblo han sido la oficina de información, el hotel, la tienda de ropas y la pequeña tienda de comestibles. Los alumnos por parejas han ido pasando por algunos de estos lugares, según el curso en que estuviera, y han hecho una puesta en escena en la que tenían que demostrar su competencia comunicativa en diferentes situaciones relacionadas con esos lugares: pedir o dar información en una oficina de turismo, reservar la habitación de un  hotel o  hacer de recepcionista, comprar o vender  comida y ropa en una tienda de comestibles y en una tienda de ropa, pedir o dar información sobre cómo llegar a un lugar concreto y finalmente tener una conversación telefónica en la que contasen qué estaban viendo en Londres y cómo lo estaban pasando allí.

Además de los decorados que daban forma a nuestro pueblo, uno de nuestros alumnos también ha creado un pasaporte que permitiera la entrada en nuestro pueblo y que, por tanto, todos los alumnos tenían que llevar para poder entrar. Si además de haber pasado la aduana con antelación, el profesor correspondiente valoraba positivamente al menos tres de los seis criterios de evaluación existentes para cada situación y si el alumno tenía tres o cuatro situaciones comunicativas valoradas positivamente, se les ponía un sello final, por el que el alumno verá incrementada su nota en la asignatura de Inglés 0,5 puntos. Para nuestra alegría, la mayoría de los alumnos que ha pasado por el pueblo han conseguido esta puntuación.

No es fácil deducir que un pueblo de estas características no hubiera sido posible sin el trabajo, la dedicación y entusiasmo de los profesores integrantes del Programa bilingüe, de algunos alumnos voluntarios  y por supuesto de la mayoría de los alumnos del centro. Entre todos hemos conseguido que este tipo de actividades, que repercuten tan positivamente en nuestros alumnado, sea posible y resulte un éxito. Y por eso prometemos además mejorar la siguiente edición el próximo curso.

Aquí os dejamos algunas fotos y un vídeo realizados por nuestro alumnado de Herramientas TIC:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradecemos tu comentario.